miércoles, 7 de marzo de 2012

REVENGE.

Hay momentos en la vida que te cambian para siempre: el momento en que admites tus debilidades, afrontas un desafío, aceptas un sacrificio, dejas partir un ser querido...
a veces un mal cambio en nuestra vida provoca una respuesta en nuestro orgullo, llamada VENGANZA.
Cuando eres pequeña, te intentan hacer comprender un concepto de venganza un tanto irreal y basado en frases como “pon la otra mejilla” o “con un error no se subsana otro”.
Pero una mala acción nunca subsana a otra, porque no hay dos malas acciones exactamente iguales. Como tampoco hay buena acción sin castigo. Para las víctimas del agravio, las verdaderas consecuencias provocan un deseo de venganza, que puede dividirse en dos extremos: el perdón absoluto o el ajuste de cuentas.
El perdón absoluto es una opción muy valorada, y tomada como la correcta. Pero la realidad es, que aquellos que la eligen es porque no tienen el poder o valor suficiente como para ajustar cuentas.

SHARK IT OUT

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada